Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Materiales y residuos

Tipos de materiales y residuos

Materiales de plstico

Bolsas de plstico cien por cien biodegradables y la de algodn (Noviembre-2009)
Europa
Bolsas de plstico cien por cien biodegradables y la de algodn  (Noviembre-2009)

Bioplstico: los plsticos elaborados a partir de materias primas renovables, como plantas, son bioplsticos. Son neutros en emisiones, ya que durante el crecimiento de la planta se absorbe el CO2 que despus se emitir en la fabricacin.

Biodegradable:
si el plstico se descompone de forma inocua y no es necesario una tratamiento es biodegradable. Por ejemplo, en agricultura se puede arar el campo sin retirar los plsticos biodegradables para la siembra. La biodegradacin se realiza mediante microorganismos como bacterias, hongos y algas, que transforman el plstico en sustancias inocuas tales como CO2 y agua. Sin embargo, no todos los bioplsticos son biodegradables y hay plsticos a partir de combustibles fsiles que son biodegradables.

Uno de los muchos problemas medioambientales de la sociedad de consumo es el empleo masivo y abusivo de bolsas de plstico que tardan aos en degradarse. Adems son cada vez con ms frecuencia, causa de muerte de tortugas, cetceos y todo tipo de especies que las ingieren y luego mueren.

Basta con asomarse cualquier fin de semana a un centro comercial para observar que, cada da se entregan miles de bolsas que, en el mejor de los casos, acaban en el cubo amarillo destinado a reciclado de envases. Pero otras veces acaban tiradas en el campo o el mar y tardan incluso dcadas en degradarse de forma natural. Por eso, cada vez son ms las ciudades o pases que prohben la entrega de bolsas de plstico y utilizan en su lugar bolsas de papel.

Sin embargo hay otra alternativa. La filial espaola de la empresa europea Sphere, ubicada en Utebo (Zaragoza), ha puesto en el mercado unas bolsas de plstico 100% biodegradables, que acaba con el problema medioambiental que producen estos residuos. Se trata de bolsas fabricadas a base de elementos orgnicos como, por ejemplo, la fcula de almidn de patata. Por tanto, las bolsas se descomponen de manera natural y pueden ir al contenedor de basura orgnica para su compostaje. Incluso en el caso de incineracin, no produce dixido de carbono adicional.

La historia de este producto innovador y respetuoso con el medio ambiente comenz cuando el Grupo Sphere dio un giro estratgico en 2005 con la compra del 50% de Bistec, empresa alemana que desarrolla y produce una nueva generacin de materiales a partir de productos de origen vegetal. Son materiales plsticos renovables, biodegradables, compostables, reciclables y 100% reutilizables.

Sphere, lder en el mercado internacional de fabricacin y comercializacin de bolsas de plstico ha apostado por lo que estn seguros de que es el futuro del sector: la produccin de una nueva generacin de productos con materiales termoplsticos 100% biodegradables. Los productos fabricados con material biodegradable son: bolsa asa lazo, bolsa camiseta y bolsa basura. Entre los clientes de estos nuevos productos se encuentra la Exposicin Internacional de Zaragoza 2008.

Un equipo de cientficos de la Universidad KAIST en Sel ha logrado producir polmeros a travs de la bioingeniera, en lugar de utilizar combustibles fsiles. Los polmeros son macroclulas orgnicas a partir de las que se fabrican los plsticos de uso comn, como botellas o bolsas de supermercado.

"El polister y otros polmeros que utilizamos todos los das derivan en su mayora de combustibles fsiles producidos en una refinera a travs de procesos qumicos", explica el profesor Sang Yup Lee, responsable de la investigacin. "La idea de producir polmeros a partir de biomasa renovable ha atrado gran atencin por las crecientes preocupaciones sobre el clima".

Segn sus creadores el cido Polilctico, o PLA, con el que se obtiene el plstico, es biodegradable y de baja toxicidad supone una buena alternativa a plsticos basados en petrleo. Hasta ahora se vena produciendo en un costoso proceso de fermentacin y polimerizacin qumica. Sin embargo, los cientficos coreanos lo han conseguido con la modificacin metablica de la bacteria Escherichia coli.

Estos productos estn fabricados con almidn, una sustancia natural con la que las plantas almacenan su alimento en races, tubrculos, frutas y semillas. El almidn no es perjudicial para el ser humano, ya que, incluso, posee un alto contenido energtico. Por ello el producto es asimilable sin ningn peligro por organismos vivos. Adems, los productos bioplsticos comercializados contienen entre un 30 y un 100% de materiales renovables. El uso de biomasa renovable ayuda a combatir el cambio climtico, sin embargo el uso de plsticos provenientes de combustibles fsiles genera cantidades masivas de gases de efecto invernadero.

Asientos de soja en un todoterreno, bolgrafos de maz, teclados de caa de azcar, embalajes de urea de cerdo o un mueble a partir de plumas de pollo. Todos estos objetos son reales, prototipos fabricados con plsticos, pero la nueva materia prima no es el petrleo, sino residuos agrcolas, ganaderos y domsticos. En breve, ordenadores, automviles, juguetes, muebles, ropa, calzado, cosmticos, implantes mdicos y todo tipo de embalajes de plstico empezarn a fabricarse con desechos. Son los bioplsticos, y los vertederos se estn convirtiendo en los nuevos pozos de petrleo.

Una empresa estadounidense ha optado precisamente por hacer del vertedero su mina: "Convertimos la basura en algo til" es el lema de Wast-Away, que ha creado el fluff, un compost a partir de la basura domstica y envases de plstico, y con este producto se pueden obtener materiales de construccin o energa.

El encarecimiento del precio del crudo y sus problemas ambientales por los gases de efecto invernadero han llevado a los fabricantes a investigar en nuevas materias primas que sustituyan al petrleo. Como ya sucedi en el campo de los biocombustibles de primera generacin (los que se obtienen a partir de cultivos como maz, soja o caa de azcar), los plsticos tambin han mirado al campo. El primer paso fue la fabricacin de biopolmeros a partir de cultivos de maz, soja, avena, jarabe de arce, sorgo o aceites, y ahora las investigaciones se dirigen hacia el uso de residuos agrcolas y ganaderos, para no entrar en conflicto con los recursos para alimentacin.

En la actualidad se producen 200 millones de toneladas de plsticos al ao en todo el mundo, de los que entre el 5% y el 10% son bioplsticos. El mercado es todava pequeo,
pero algunas marcas ya los estn incorporando como, por ejemplo, NEC, que tiene un telfono hecho a partir del maz, o el envoltorio de la Playstation de Sony, que est fabricado a partir de cscaras de naranja. Por su parte, el Instituto Tecnolgico del Plstico, con sede en Valencia, y la Universidad de Warwick (Reino Unido) han desarrollado un coche de carreras a base de zanahoria, soja, patatas y yute.

Hay ejemplos muy curiosos. El investigador Justine Barone, del Departamento de Ingeniera de Sistemas Biolgicos de la Universidad de Virginia (EEUU), ha desarrollado un bioplstico a partir de las plumas de los pollos, de las que extrae la queratina para fabricar polmeros tan duraderos y resistentes como los basados en combustibles fsiles. Por su parte, la compaa qumica danesa Agroplast ha diseado una botella de bioplstico a partir de la urea de cerdos, y as solucionan dos problemas: la gestin de los purines de porcinos que exceden la necesidad de abono y la fabricacin de plsticos. La compaa ha desarrollado el sistema de recogida rpida de la orina, de forma separada del estircol, para evitar que se convierta en amoniaco, y hapatentado el mtodo para solidificarla y convertirla en bioplstico.

En el campo de las bacterias tambin se trabaja en Espaa. Los principales bioplsticos son el policido lctico (PLA) y los polihidroxialcanoatos (PHA). El primero se obtiene a partir de las plantas ricas en glucosa, como maz, soja o caa de azcar, ya que est basado en el uso de sustratos azucarados (normalmente de origen vegetal) por parte de bacterias fermentativas. Y el segundo, el PHA, producido como material de reserva por bacterias, es en el que se investiga en Espaa.

El Centro de Investigaciones Biolgicas del CSIC trabaja en la identificacin de los genes que produzcan ms bacterias encargadas de generar plsticos de tipo PHA, explica la investigadora Laura de Eugenio. Un equipo de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona investiga "la reconversin de residuos en PHA", apunta la doctora Mara ngeles Manresa.


Las bolsas bio son biodegradables, desintegrantes y carecen por completo de ecotoxicidad.

Tambin pueden ser incineradas, porque el CO2 producido por la incineracin es equivalente al que anteriormente fue absorbido por las plantas utilizadas para su fabricacin durante su crecimiento. Los nuevos materiales cumplen con la norma europea EN 13432 que verifica el control de los componentes y verifica la ausencia de metales pesados. El umbral de biodegradabilidad exigido por la norma es del 90% y un mximo de seis meses. En cuanto a la desintegracin, no debe quedar fragmentado el material en fragmentos superiores a 2mm x 2mm despus de 12 semanas. Tambin se controla la ecotoxicidad del humus. Las bolsas biodegradables, aunque tienen una apariencia ms fina y suave que las bolsas tradicionales, tienen, sin embargo la misma resistencia que las de polietileno, ya que tienen el mismo espesor de 17 micras.

El proceso de fabricacin es el siguiente: En primer lugar se recolectan las patatas y de ellas, por un proceso industrial, se extrae el almidn, con el que se produce la materia prima biodegradable que consiste en unos grnulos blancos compuestos aproximadamente un 50% de material vegetal y otro 50% de material plstico degradable. Este material se somete a un proceso de extrusin por el que se fabrica el film a partir del que se confeccionaran las distintas clases de bolsas. Debido a la complejidad de este proceso de produccin el producto es ms caro que las bolsas tradicionales, pero tambin es un mercado de futuro porque la concienciacin medioambiental de las empresas les llevar, cada vez ms, a utilizar productos no nocivos para el medio ambiente y los seres vivos.

Sin embargo el complicado proceso de extrusin puede simplificarse notablemente si la Unin Europea aprueba la importacin y uso de variedades transgnicas de patata diseadas especialmente para su uso industrial en las que el almidn extrado es mucho ms robusto y til para la fabricacin de pasta de papel, para utilizar las fibras de almidn en la industria textil, o como sustituto del plstico. Esta es una solicitud de autorizacin que ha realizado la Comisin Europea al Consejo de la UE en diciembre de 2007.


La normativa europea sobre bolsas biodegradables

En junio de 2007, Francia notific una propuesta a la Comisin Europea sobre el uso del plstico biodegradable para 2010. No obstante, la Comisin ha argumentado que una prohibicin sobre las bolsas no biodegradables contraviene la Directiva sobre Envases y Residuos de Envases.

Por su parte, Italia ha aprobado una ley que prohbe las bolsas de plstico no biodegradables a partir de 2010. Dicha ley incluye tambin la previsin para un impuesto sobre las bolsas de plstico y otro para botellas de plstico de agua mineral o de mesa. Con los ingresos resultantes se financiarn proyectos sobre el acceso universal al agua.

Adems, otro ejemplo lo tenemos en Reino Unido, donde los supermercados Waitrose comenzaron el pasado 14 de mayo de 2007 una campaa para el uso adecuado de las bolsas de plstico. Se trata de dos pruebas, una que introducir nuevas "cajas verdes" en catorce establecimientos en los que no se emplearn cestas, y otra en un establecimiento donde durante el mismo periodo no se emplearn bolsas.

Desde hace poco, el Corte Ingls ha puesto un plan integral de sensibilizacin en el consumo de bolsas de plstico, dirigido a trabajadores y clientes. El grupo est distribuyendo desde algunos de sus departamentos bolsas biodegradables elaboradas con fcula de patata, las mismas que circulaban por la Expo de Zaragoza.

Otra alternativa:sustituir las bolsas de plstico por las de algodn

La ONG Ecoespaa ha decidido impulsar las bolsas de tela. Con el lema "Yo tampoco soy una bolsa de plstico", estas bolsas ecolgicas han llegado al mercado de la Cebada (centro de Madrid). All, varios comerciantes animan a sus clientes a usarlas y cambian el plstico por la tela. Les obsequian con las nuevas bolsas. Las bolsas llevan, adems, otros lemas: "Di no a tanta bolsa de plstico, lleva la tuya de algodn, duradera y ecolgica" o "Contra el calentamientoo global, compra local".

Se puede conseguir la bolsa al precio de 3,5 euros llamando al 902 29 99 29.

 

Conceptos relacionados
[Plsticos

Enlaces de interés
www.sphere-spain.es

Fuentes:
Boletn Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos, 1 de junio de 2007
Revista Ambienta, N 67 junio de 2007
El Pas, 9 de agosto de 2007
El Pas, 19 de febrero de 2008
ABC, 20 de agosto de2008
Pblico, 29 de agosto de 2009
El Mundo, 23 de noviembre de 2009

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal